Insanity



1.10.14


Klaus Sperber (en líneas posteriores mencionaré de dónde se genera el nombre artístico: Klaus Nomi) es un caso muy peculiar en la historia de la música contemporánea. Desarrollado en un medio que en estricto sentido tiene todas las características para ser definido como un arte de altas esferas, inclusive un arte para el deleite burgués -me refiero a La Ópera- fue capaz de converger entre dos dimensiones regularmente confrontadas: el músico de cámara con estudios formales para ejercer técnicas de arte clásico; y la música popular, la música del vulgo, del ciudadano a pie. Estos dos aspectos suelen ser entendidos como antitéticos, y a su vez suelen no reconocerse entre sí, más de un exponente de cualquiera de ambas dimensiones considera a la contraria como una farsa, lo cual fue un aspecto muy pronunciado durante la década de los 70s y 80s. Los admiradores de los clásicos despotricaban al punk y sus derivados; a la vez que este último hacía lo propio. Recordar las referencias constantes que Lydon (en ese entonces, Johnny Rotten) hacía como crítica al caso del músico academizado, crítica que se convertiría en uno de los caracteres lapidarios de la primera generación del Punk Rock.

Para el caso de Klaus, una de sus grandes aportaciones -a mi parecer, la mayor-  a la música contemporánea fue mostrar por medio del ejemplo vivo, es decir, por medio de sus propias creaciones, que las líneas de diferenciación que los artistas establecen hacia sus técnicas y su público son ficticias y fundamentadas en el prejuicio. Él mostró que el arte se entiende no por parametrizaciones estrictas (como lo son los géneros, división tan citada en nuestros días, como también, absurda), sino por la continuidad, es decir: de manera independiente a los géneros, toda la música viaja en paralelo sobre los rieles de la historia.    

Para intentan entender esta concepción en su originalidad, se tiene que desmenuzar a quien la concibió así, se tiene que conocer al humano para conocer su arte.  Y para conocer al humano siempre se parte por conocer su desarrollo, su medio. 

Klaus tuvo la fortuna de haber nacido en un país donde una racionalizada apertura al eclecticismo capitaliza la valoración que se dirige a los actos creativos. La mezcla de estilos y técnicas que podrían parecer incompatibles, en Alemania es valorada. Sumando a lo anterior, Alemania es un país con números e importantes cimientos en la ópera: Amadeus Mozart, Ludwig van Beethoven, Emanuel Schikaneder, Carl Maria von Weber, entre otros más, que fueron los cimientos del Romanticismo del XIX, el cual era un movimiento contestatario al racionalismo francés y al empirismo sajón. El Romanticismo atrajo composiciones donde el sentido magnánimo, espiritual y crítico a lo mundano y a la Diosa Razón se encontraba latente, un conocido ejemplo de ello es el Der Ring des Nibelungen, de Wagner. A letras de Rüdiger:  

…. El famoso tritono en mi bemol es el pensamiento acústico del comienzo de todas las cosas; es  el agitado elemento originario, es el agua. De la disolución de primer sonido se origina el resto. El instante de la creación se hace audible cuando se añade el sonido que simboliza el sol. El fuego del sol hace que el agua brille como el oro y este último se convierte en un tesoro que se alojará en las profundidades del agua donde las hijas del Rin le darán cobijo y protección en los tiempos donde la codicia no está incluida en el círculo fatal del poder y la posesión; ahí se constituye la inocencia y la unidad del mundo natural. Alberico el Negro, un príncipe de las tinieblas y señor de los Nibelungos, carece de cualquier sentido para la belleza del tesoro, pero quiero poseerlo para acrecentar su poder, sólo por el poder. El amor haría que el tesoro y su belleza descansaran en sí, dejaría que el ser fuera en sí mismo lo que es. Pero quien renuncia al amor, querrá robarlo y convertirlo en valor… este es el conflicto del drama de El Anillo De Los Nibelungos: la relación tensa entre poder y amor, avidez de posesión y entrega, juego y coacción… una pieza de mitología social, una crítica a la Revolución Industrial y sus efectos, una crítica del mundo en que vivió Wagner, y del mundo actual.

Klaus Sperber nace en el periodo de decadencia del Nacionalsocialismo, en los meses previos a la rendición de Alemania, que a su vez fueron los más duros para aquel país; pasó su niñez y adolescencia en el periodo post bélico alemán, en la refundación del país lo cual no fue sencillo para nadie. Quizás producto de ello se explica el largo tiempo que tardó para relucir su brillo ante públicos extensos, más de 30 años para tener verdaderas oportunidades -que en términos de la vida de un artista, es prolongado-. Alguien con su talento en circunstancias normales y a sabiendas del empeño que le caracterizaba, alcanza el reconocimiento desde mucho antes. Pero la vida casi nunca es justa, y menos aun cuando se ensombrece como efecto de la guerra y el fanatismo. 

Entre bastidores de puestas de teatro, discos de ópera, de rock, criado en una familia de artistas donde casi todos ejercían de vocales, y maravillado por las historietas de Serie B esgrimió una técnica que si bien no es común entre vocales profesionales, tampoco es exclusiva. En términos técnicos, Klaus Sperber era un contratenor.  Algunos han intentado explicar su característica vocal tomando como referencia, como punto focal, la preferencia homosexual de Sperber (la típica exposición: los homosexuales buscan “ser” mujeres y hacen lo posible por imitarlas). En este caso no explicaré el desempeño de un artista y su talento desde un planteamiento reduccionista, absurdo y envuelto en prejuicios;  por el contrario, el contratenor es una técnica en sí misma, un manejo de cuerdas vocales que no cualquiera puede realizar, se requiere entrenamiento, disciplina y facultades orgánicas de nacimiento, lo cual nada tiene que ver con la preferencia o aficiones sexuales.  

Ahora bien, el terreno artístico en la Alemania post guerra no era demasiado nutritivo. Incluso, en las letras y el pensamiento, en la filosofía donde los alemanes habían despuntado, esos fueron años malos -de poca producción-, y ello en conjunción con el gusto multidimensional de Sperber al no seguir posturas ortodoxas se tradujo en la necesidad de actuar, si quería presentarse en algún lugar, en suburbios donde las oportunidades de trascender son escasas. Él ya hacía presentaciones en vivo desde su segunda juventud, pero eran en clubs nocturnos frecuentados por homosexuales, no se trataba de centros profesionales o semiprofesionales donde acudieran potenciales artísticos; es decir, eran clubs para bailar, beber, lugares para pasar el rato.  

Mientras ello ocurría en Alemania; en los Estados Unidos, potencia madura y fundamental que se vio beneficiada de la caída del Nacionalsocialismo y los bombardeos en Europa, estaba en condiciones de brindar oportunidades tanto a nacionales como a extranjeros. En los 60s y 70s se dieron amplios movimientos migratorios a los Estados Unidos, entre los migrantes no sólo se contaba la mano de obra obrera, sino también artistas que buscaban mejores proyecciones para sus actividades, la industria de cine tenía su capital en ese país, los grandes sellos discográficos ahí tenían su matriz, la academia también estaba bien desarrollada y con posibilidades de exportar técnicas, propuestas… era el tiempo del Estado de Bienestar, y los Estados Unidos era visto como el país modélico para el futuro (narrativa que hoy, después de más de 40 años, ya nadie medianamente sensato se traga).  El Sueño Americano no sólo era un sueño de los latinos, también de los europeos. La Costa Este de los Estados Unidos, conocida como “Northeast Corridor” era el epicentro del Rock ‘n’ Roll y del “espectáculo” en general, zona a la cual llegaron artistas de todo el mundo, algunos en búsqueda de fama y otros en espera de desarrollar novedosos proyectos una vez que habían tenido éxito en su país de origen; entre los segundos se encontró David Bowie, entre los primeros, Klaus Sperber que para esos años (los 70s) ya comenzaba a adoptar -primero de manera intermitente y después de forma permanente- el seudónimo Klaus Nomi.


Cabe señalar que NOMI se trata de una reversibilidad de vocales (OMNI) inspirado por la devoción que  Sperber tenía a la propuesta de los filmes e historietas Serie B, afición que estaba muy difundida entre el vulgo, el ciudadano a pie. La Serie B es una propuesta (regularmente fílmica) de bajo presupuesto que siempre aborda temáticas bizarras, ambiguas y morbosas, es anti-intelectual, ejercita deliberadamente lo ridículo y se vanagloria de ser mal cine, malas historias. Paradójicamente, suele ser exitoso en su comercialización y contar con muchos adeptos y muchos clásicos que hasta la fecha se siguen replicando. Un ejemplo actual de un director (que a mí me es insoportable, estúpido y farsante) inspirado en la Serie B, es Quentin Tarantino.  


Sería bajo esta inspiración (Serie B) para el manejo de imagen, así como la radiante técnica vocal que había aprendido en Alemania, con lo cual comenzó a realizar presentaciones en los EU, las cuales rápidamente fueron dando material de presencia a Klaus Nomi en Nueva York. En un principio,  Sperber hizo básicamente lo mismo que realizaría en Alemania: presentaciones de corte operístico. Sin embargo, las presentaciones poseían elementos complementarios y diferenciales con respecto a la ortodoxia, elementos que se manifestaban en el “performance” que acompañaba a Klaus Nomi. Complementario a esto se tiene que recordar que las presentaciones se ejercían en un importante periodo para la música popular: el periodo de libertinaje artístico que generó el Punk Rock, el cual abrió puertas a espectros que se habían mantenido excluidos durante casi una década, el espectro que de la propuesta juvenil es función.  

Confluyendo lo previamente mencionado; Klaus Nomi se encontraba tanto en un tiempo (los 70s) como en un lugar (el centro artístico estadounidense) que aumentaba sus posibilidades se impactar de manera positiva en la música, su gran afición por excelencia, y así lo hizo. Su gran momento, en el cual cambió en unos cuantos meses su difícil situación como artista y en pocos años la panorámica de la música contemporánea estableciendo un rompimiento paradigmático activo hasta la actualidad, se dio en la presentación que éste haría junto a una de las máximas figuras del Rock mundial, me refiero a legendaria presentación que hizo en el Saturday Night Live donde dio cátedra vocal a David Bowie, lo cual le valió el despido inmediato como corista, pero le catapultó como artista casi de forma inmediata (puedes descargar el vídeo desde este enlace).



Después de esta presentación (ocurrida en 1979) llegaron las importantes firmas discográficas, la publicación de sencillos, Lps, vídeos, la aparición como portada de revistas, las presentaciones en televisión… pasó de ser un casi desconocido vocalista de técnica maravillosa que necesitaba trabajar como cocinero para poder vivir, a convertirse en una de las figuras capitales del emergente New Wave durante el periodo Post Punk. 

La madurez que había alcanzado a los 34 años le mantuvo alejado de la decadencia que a los jóvenes consume cuando la suerte les cambia de un momento a otro; el primer disco se lanza en 1981, el segundo en 1982, el tercero en 1983, lo cual bajo los términos de la calidad de cada uno de éstos es una ascendencia meteórica tomando en cuenta que los buenos discos suelen ser grabados por un músico promedio en periodos más extensos. 

Con una sombra de tragedia tan calamitosa como su tiempo y lugar de nacimiento, las dificultades para “ser” como artista y una vez intercambiado su camino por un golpe de suerte que abrió la puerta para embellecer este enorme e insoportable drama humano, todos sus sueños vieron el derroche de igual forma: rápidamente y sin explicación para él.  

El SIDA, enfermedad de la cual casi nada se sabía para su tiempo, tan poco investigada que se le atribuía como una patología exclusiva a la comunidad homosexual, le consumió de una forma rápida y sin piedad alguna, sin reparo, sin solución. Su enfermedad fue tan impía como el trato que la gente dio a aquel que había regalado momento de plenitud y belleza en medio de un riesgo real por la catástrofe nuclear… se olvidaron de él, le dejaron solo para morir de una manera monstruosa y horrible, sus admiradores se fueron, sus firmas pidieron más firmas para ceder los derechos de su arte a algún perro usurero que lucra con la muerte, sus amigos le olvidaron en algún bar, en algún vaso de vino barato, los médicos pedían que desocupara la cama, el cáncer le consumía el cuerpo, el herpes cubría su piel…

...¿Joey y ahora qué hago? Ya no me quieren más en el hospital. Ya me desconectaron de todas las máquinas. Tengo que parar todo esto porque no estoy mejorando’. Tuve un sueño de que Klaus se mejoraba y cantaba nuevamente, sólo que esta vez un poco deformado, así que ahora tenía que estar detrás de una pantalla o algo. (Klaus Nomi, 1944-1983).
Su vida y su grandeza… una tragedia en un montaje teatral.  


EXPENTANCY: Post Punk, New Wave, Ópera
FELLOW: Nina Hagen, Joy Division,




0 comentarios:

Publicar un comentario


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

*  *

  • Los archivos de audio se encuentran a una calidad de 128 Kb/s o superior.
  • Los archivos de vídeo se encuentran en formato AVI o WMV.


Lee la reseña, cada post posee su propio enlace para descargar..

Si eres el creador de un material que aquí se presente y no deseas que se distribuya, házmelo saber y será eliminado.

______________________

  • The audio files are in quality 128 Kb / s or higher.
  • The video files are in AVI or WMV format.


Read the reviews, the download links are at the post.

If you are the creator of a disc/video and this bothers distribution at the Website, just let me know for deleting.

SOCIAL



Flag Counter

Post direct your e-Mail:

Delivered by FeedBurner



Con tecnología de Blogger.