Insanity



26.9.15


Como tantas veces se ha apuntado en diversos medios, la industria musical de México está extremadamente atrasada en relación con lo que se puede ver en Europa, Estados Unidos, Japón, Argentina o Brasil. Los empresarios mexicanos tienen prácticas casi medievales, basan su actividad empresarial no en la innovación y la inversión sino en la explotación, en mantener cautivos a sus empleados, en evitar toda seña de crítica en ellos, las empresas mexicanas son negocios familiares y de amigos que crecen gracias a la complicidad mutua para que criminales puedan ejercer como supuestos empresarios, y la música no es la excepción, producto de ello que ésta se encuentre tan atrasada al grado de que ha pasado más de un siglo sin que en México se cree un estilo de sonido autóctono que parta de la idiosincrasia del país; mientras en otros países hay constante innovación y creación de estilos, en México no ha aparecido ninguno desde finales del siglo XIX y principios del XX donde se hizo común el corrido revolucionario como música netamente mexicana, pero desde esos días no se ha creado nada nuevo que siembre raíz sobre la estructura de desarrollo artístico del país. Incluso cuando se ha estado en una dirección prometedora para romper con ese esquema cerrado no falta quien haga lo posible porque no ocurra un cambio. Incluso se ha utilizado la prohibición gubernamental de estilos de música particulares, por ejemplo, cuando el rock estaba generando discursos novedosos en el extranjero durante los sesentas y ochentas, en México el rock estaba prohibido por mandato de gobierno y sólo se permitía la comercialización de un tipo de rock rosa, un rock burgués, y los que no entraban a ello eran perseguidos.     

Actualmente ya no existen prohibiciones de gobierno, pero la industria de la música nacional  nunca ha aceptado el rock en su sentido originario, busca minimizar lo subversivo y lo nihilista que hay en él, incluso los que se encuentran dentro del espectro semiprofesional y profesional de la música se han encargado de poner el pie a quienes buscan un espacio en ese estilo. Hace pocas noches recibí de una fuente bastante fiable la información de que diversos chicos fueron estafados por una especie de mafiosos donde había productores y dueños de salas de grabación que se encargaban de “engatusar” a gente que buscaba grabar un demo, fue peculiar saber que los estafadores es gente que se hace pasar por fieles seguidores de este estilo e incluso forman parte de grupos, uno de esos estafadores es Omar Mundo Zu -bajista de El Clan- el cual funcionaba como supuesto productor de grupos pero que opera como embaucador de chicos que van empezando su camino en la música, incluso tiene una historia de haber violado a un vocalista de uno de los grupos que intentó estafar. Así de vil es el terreno de la música en México, y de esas historias hay miles en el país, algunas han sido documentadas como en el caso del llamado “Rock en tu Idioma”, el cual fue elitista y dictaba línea en torno a qué se tenía que hacer e incluso bajo qué idioma se tenía que cantar, los que no querían entrar a ese espectro y bajo esos lineamientos simplemente eran boicoteados en sus conciertos, un caso dado a la luz hace poco fue el que sufrió  SIZE, un grupo que entre sus contemporáneos era el mejor de su género pero el más vilipendiado, para conocer su historia recomiendo el documental titulado: Nadie Puede Vivir con un Monstruo. A su vez, los punk de México, los que realmente son punk y hacen sus conciertos clandestinos, saben mucho al respecto dado que ellos son el sector que más han sufrido la censura en el terreno de la música y se les ha empujado al lado más oculto del sonido en México. 

En contraste con la situación nacional antes descrita, se tiene la situación de Brasil, país que ha desarrollado una inmensa industria artística del sonido donde se juega lo independiente y lo comercial como en ningún otro país de la región latina, quizás sólo Argentina puede hacer sombra a lo que se observa en Brasil desde los movimientos de vanguardia de los setentas donde emergieron grupos que bien podría quitar el papel de indiscutible predominancia a los anglosajones. Desde hace más de 30 años Brasil tiene una industria pujante de sonido y aun cuando se concentra en algunas ciudades (no se extiende a todo el país) son numerosas las bandas que se han exportado al extranjero y cualquiera que esté medianamente versado en el rock subterráneo mundial tendrá a Brasil como uno de los países referentes del Post Punk, el Dark Wave y el Experimental.

Para este post proporciono un disco de 1988 donde se presenta un experimental con raíz punk de una calidad enorme. Un material para gente de gusto exquisito.  

FELLOW: Post Punk, Punk, Experimental
EXPENTANCY: One Million Bulgarians; As Mercenarias, Dancing Did

0 comentarios:

Publicar un comentario


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

*  *

  • Los archivos de audio se encuentran a una calidad de 128 Kb/s o superior.
  • Los archivos de vídeo se encuentran en formato AVI o WMV.


Lee la reseña, cada post posee su propio enlace para descargar..

Si eres el creador de un material que aquí se presente y no deseas que se distribuya, házmelo saber y será eliminado.

______________________

  • The audio files are in quality 128 Kb / s or higher.
  • The video files are in AVI or WMV format.


Read the reviews, the download links are at the post.

If you are the creator of a disc/video and this bothers distribution at the Website, just let me know for deleting.

SOCIAL



Flag Counter

Post direct your e-Mail:

Delivered by FeedBurner



Con tecnología de Blogger.