Insanity



23.10.15


Inicié mi adolescencia escuchando punk rock. Mi niñez se dio con cosas más clásicas, The Police, AC/DC, Black Sabbath, algo de folk de Dylan y también de folk latino; pero fue hasta los inicios de mi temprana adolescencia cuando empezaron a llegar los discos de punk -todos piratas-  a mis manos. Hablo de principios de los 90s y finales de los 80s. Sex Pistols primero y después la ola de España, que fue con la cual realmente le conocí. En esos entonces La Polla Records, RIP y Eskorbuto eran cosa de escuchar todos los días, incluso con ellos fue con los que comencé a pensar en política y, claro está, en las drogas tan comunes para el desarrollo juvenil de casi cualquier persona que anda metida en el rock.

Ahora recuerdo esos tiempos con el velo de la visión de un adulto y de un profesionista, recuerdo esos días con poca claridad pero en los destellos más lúcidos  de la memoria siempre hay música de por medio; la primera vez que compré un cassette de Eskorbuto en un puesto de música callejera debajo de un sucio puente, mis primeras escapadas al mal llamado “tianguis cultural” del Chopo para comprar vídeos con el poco dinero que tenía gracias a un trabajo como un niño vendedor ambulante, las veces en que los rotos (punk callejeros que me parece ya casi todos están muertos, muchos murieron de SIDA) me hacían de piltrafa, tiempos en los que ni imaginaba que quedaría preñado a esto, teniendo una relación profunda con el sonido. 

Entre las diversas bandas que corrieron por mis manos y que me impresionaron, hasta la fecha me siguen pareciendo grandiosos, está La Polla Records. Ellos hacían un punk rock muy elegante, un juego instrumental que pocas veces se ve en esa clase de estilos, y uno de los mejores letristas de rock en castellano.  Posteriormente se mezclaron con un sonido más hardcore que ya no me pareció tan original como lo que se presentó en sus primeras producciones; Salve, Revolución, No Somos Nada, etc. 

El disco que de ellos proporciono en este post fue una de sus últimas producciones, se publicó en 2001 cuando la fama del grupo ya era mundial. Hoy algunos de sus miembros han muerto y son una leyenda, la España de la narrativa oficialista no le ha reconocido casi nada a La Polla, a ese grupo que puso por alto el nombre de su país a su manera, que lo puso en la boca de los jóvenes de Latinoamérica y enseño a muchos a pensar el punk en castellano e incluso a superar en muchas vertientes a los denominados punx británicos y estadounidenses.  Y es que, guste o no a los promotores de la cultura oficialista, así, por mecanismos rupturistas y críticos, también se desarrolla la cultura de los países. Para el habla hispana el nombre de “La Polla Records” ya es un referente. 



EXPENTANCY: Punk Rock, Hardcore
FELLOW: Escorbuto Crónico, RIP

 

0 comentarios:

Publicar un comentario


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

*  *

  • Los archivos de audio se encuentran a una calidad de 128 Kb/s o superior.
  • Los archivos de vídeo se encuentran en formato AVI o WMV.


Lee la reseña, cada post posee su propio enlace para descargar..

Si eres el creador de un material que aquí se presente y no deseas que se distribuya, házmelo saber y será eliminado.

______________________

  • The audio files are in quality 128 Kb / s or higher.
  • The video files are in AVI or WMV format.


Read the reviews, the download links are at the post.

If you are the creator of a disc/video and this bothers distribution at the Website, just let me know for deleting.

SOCIAL



Flag Counter

Post direct your e-Mail:

Delivered by FeedBurner



Con tecnología de Blogger.