Insanity



18.8.13



Ziggy Stardust, Roxy Music, Syd Barret. Artistas que diseminaron peanas de un género presente en la música popular contemporánea de nuestro siglo, el Punk. Ya sea en las calles, en las escuálidas salas de concierto o en imponentes auditorios se encuentra un surco que ha evolucionado de las guitarras de Steve Jones, Mick Ronson y Keith Levene, del minimalismo vehemente de Ramones, los trotes de Paul Cook, Jah Wobble y Paul Simonon, así como el extrovertido cólera de Iggy y Rotten. Sujetos que desafiaron el núcleo de lo que se suponía era el Rock n’ Roll de su época continúan pareciéndonos extraordinarios jóvenes que seguramente no sabían lo que hacían, pero que la historia se encargó de dejar en claro su presencia en medio del ejido humano, donde el presente muere apenas haber nacido. Un presente artístico atiborrado de talentos forzados. 

Hasta nuestros días el Punk Rock no ha sido suprimido, sólo perdió su lugar hegemónico como producto de sus propias limitaciones en un campo como el rock, donde reinan las envidias, la ignorancia, la simulación, las críticas mezquinas, el lucro y la necesidad de adaptar los hechos a las tendencias. Sí el Punk hubiera poseído un sonido y unos principios perfilados en un brilloso acabado no sería un género de culto; fue su carácter básico el que permitió su rápida absorción en sucesivas décadas, el rock contemporáneo se sustenta sobre lo que hicieron los punx setenteros, algo de lo que no se puede vanagloriar otro género post-rock.  

Los sintetizadores habían sido utilizados por bandas de rock progresivo, pero eran -como el Rock en sí mismo- un lujo de ricos. A finales de los 70s llega la sociabilización de la tecnología digital y, con ello, su abaratamiento, los sintetizadores se integraron como un instrumento que permitía explorar texturas imposibles de realizar con herramientas que habían manufacturado la materia prima del rock de calle, la guitarra, el bajo y batería; a finales de los 70s arriba el sonido sintético que dinamita en los 80s y que no se rinde a exclusividades de una élite de ricos o virtuosos, sino que da cabida a los músicos que fabrican canciones malditas, sonidos prohibidos e iconoclastas envueltos en un caparazón áspero y duro.  

Bajo este contexto comienza la sumersión en listas que revelan miles de nombres de bandas que estallaron en todo el mundo, incluso en lugares y situaciones no propias al “paradigma anglosajón”. El número fue tan basto que era muy difícil sobresalir como grupo en medio de sus contemporáneos; una banda sobresaliente de los ochentas es una aguja envuelta en un pajar de oro. 

La cálida dinámica en su sonido, sus complejas composiciones líricas, mezclar diferentes tonalidades y permanecer dentro del rock abstracto que procede de la psicodelia de primera generación hicieron de Legendary Pink Dots una banda enérgica con presencia escénica temperamental y un cuño difícil de diluir por el tiempo; una banda nacida en los 80s y activa aún en nuestros días. Para Legendary Pink Dots el torrente de inspiración y sus sueños no han terminado, de manera similar a Einstürzende Neubauten, pero con una afirmación de mayor definición en sus armonías en comparación con el grupo alemán, continúan experimentando con texturas, con la psicodelia, con el "punk old school", la música electrónica, el noise y el industrial, y lo hacen con maestría al darse el lujo de jugar con los géneros musicales de manera abierta, libre y subterránea. Legendary Pink Dots continúa siendo un grupo de rock radical substancialmente Punk.

La banda no tiene una relación estrecha con el escucha estándar de rock en Sudamérica; no creo preciso comprometer una explicación a esta lejanía, pero, con una ligereza que no intenta convencer, atribuyo ello a la educación disminuida del escucha sudamericano entregado a géneros célebres en fama y a producciones comunes, un escucha que no suele reflexionar profundamente sus actividades cotidianas y sus selecciones, ya sean laborales, interpersonales, o de ocio. La popularidad del Heavy Metal en Latinoamérica, un género hueco de ideología y restringido para experimentar cambios sustanciales a lo largo del tiempo, se explica gracias a la privación de ideas en el escucha estándar de rock en este continente; un escucha que no “rasca”, que no lee, que no explora, que no investiga... salvo honrosas excepciones.  

Para este post he seleccionado los tres discos que Legendary Pink Dots publicaron en 1983. No me es sencillo señalar cuál de ellos es mejor, a mi parecer, los tres rompen prototipos.


Aquí estoy, con una pila de vinílicos sobre el estante que contiene miles de álbumes de los últimos cincuenta años, casado con Alena, el teléfono móvil apagado… me considero un hombre de grandes fortunas al haber disparado a la sombra de una existencia convencional y lograr matarla. Veo a través del corazón desde hace tantos años 

Así se presenta el vocalista de Legendary Pink Dots.


EXPENTANCY: Electro/Experimental/Industrial/Post Punk/Avantgarde
FELLOW:  Oingo Boingo/Sprung Aus Den Wolken/Dead Can Dance/Flaming Lips


____________________________










0 comentarios:

Publicar un comentario


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

*  *

  • Los archivos de audio se encuentran a una calidad de 128 Kb/s o superior.
  • Los archivos de vídeo se encuentran en formato AVI o WMV.


Lee la reseña, cada post posee su propio enlace para descargar..

Si eres el creador de un material que aquí se presente y no deseas que se distribuya, házmelo saber y será eliminado.

______________________

  • The audio files are in quality 128 Kb / s or higher.
  • The video files are in AVI or WMV format.


Read the reviews, the download links are at the post.

If you are the creator of a disc/video and this bothers distribution at the Website, just let me know for deleting.

SOCIAL



Flag Counter

Post direct your e-Mail:

Delivered by FeedBurner



Con tecnología de Blogger.